Intergrupo Maipú Chile

 
| Alcohólicos Anónimos Chile |Intergrupo Maipú Chile | Alcohólicos Anónimos Chile| Alcohólicos Anónimos Chile| Alcohólicos Anónimos Chile| Alcohólicos Anónimos Chile| Alcohólicos Anónimos en Fotos | Alcohólicos Anónimos en Fotos | Alcohólicos Anónimos en Fotos | Alcohólicos Anónimos en Fotos| Enlaces
 
Intergrupo Maipú Chile
 
 
Alcohólicos Anónimos
Preámbulo
ALCOHOLICOS ANONIMOS es una comunidad de hombres y mujeres que comparten su mutua experiencia, fortaleza y esperanza para resolver su problema común y ayudar a otros a recuperarse del alcoholismo.
El único requisito para ser miembro de A.A. es el deseo de dejar la bebida. Para ser miembro de A.A. no se pagan honorarios ni cuotas; nos mantenemos con nuestras propias contribuciones.
A.A. no está afiliada a ninguna secta, religión, partido político, organización o institución alguna; no desea intervenir en controversias; no respalda ni se opone a ninguna causa.
Nuestro objetivo primordial es mantenernos sobrios y ayudar a otros alcohólicos a alcanzar el estado de sobriedad.
Alcohólicos Anónimos también se puede definir como una sociedad compuesta por más de 3.000.000 de alcohólicos recuperados en todo el mundo. Estos hombres y mujeres se reúnen en grupos locales que cuentan con un puñado de miembros en algunos lugares y con centenares de personas en las ciudades más grandes.
En la actualidad, las mujeres representan el 35 por ciento del total de miembros.
Comité de Información Pública
"Intergrpo Maipú"
Calle Maipú Nº 1000 - Maipú
Fono: 880 6437
Email: intergrupomaipu@yahoo.es
www.intergrupomaipu.blogspot.com


LISTADO DE GRUPOS DE:
MAIPÚ, PEÑAFLOR Y
OFICINAS CENTRALES DE
ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS


Grupo: “ARMONÍA”
Irarrázabal Nº 0399 esquina 1ª Transversal – MAIPÚ
Lunes a Viernes 20:00 horas, Sábados 17:00 hoas.

Grupo: “CAMINO A CASA”
Calle Maipú Nº 1000 (entre Victoria y Olimpo) – MAIPÚ
Lunes, Miércoles y Viernes 21:00 horas
Sábado 20:00 horas.

Grupo “GRATITUD III”
Pasaje Ortiz Nº 58 (Portales c/ Pajaritos)- MAIPÚ
Martes y Viernes 20:00 horas.

Grupo: "DESPERTAR"
Amengual Nº 196 - Estación Central
Lunes a Sábado 20:00 horas, Domingos 17:00 horas

Grupo: “UN DESPERTAR FELIZ”
21 de Mayo Nº 907 – PEÑAFLOR
Miércoles y Viernes 20:00 horas.


OFICINA DE SERVICIOS GENERALES
Bellavista Nº 0330, Providencia - Fono: 777 1010 a.a.santiago@tie.cl
Lunes a Viernes de 09:00 a 20:00 horas.

OFICINA CENTRAL DE ÁREA PONIENTE
Las Lilas Nº 5809, Estación Central – Fono: 776 1590 aaponiente@yahoo.es
Lunes a Viernes de 17:00 a 20:00 horas.

COMITÉ DE INFORMACIÓN AL PÚBLICO
Maipú Nº 1000, Maipú – Fono: 880 6437
Lunes, Miércoles, Viernes y Sábado de 19:00 a 23:00 horas.
Mitos y realidades sobre el alcohol
Eres listo, ¿verdad? Y quieres saber la realidad, ¿no? Pero, ¿estás preparado para la realidad? Seguro que has oído muchas cosas sobre el hecho de beber alcohol, pero existen muchos mitos al respecto. Veamos qué hay de realidad y de mito en este tema
Mito: El alcohol te da energía
Realidad: No. Es un depresor. Reduce la capacidad para pensar, hablar, moverse y todas las demás actividades que te gusta hacer.
Mito: Mezclar cerveza, vino y licores emborracha más que beber un solo tipo de bebida alcohólica
Realidad: Falso. La concentración de alcohol en la sangre o alcoholemia, es el porcentaje de alcohol que circula por la sangre después de beber diferentes cantidades de alcohol, es lo que determina lo borracho que uno está. Independientemente de sabor, color, olor o mezcla que haya, el alcohol es alcohol.
Mito: Uno se emborracha antes con una bebida fuerte que con cerveza o vino frío
Realidad. Falso. El alcohol es alcohol, en cualquier forma y de cualquier origen.
Mito: Todo el mundo reacciona igual al alcohol
Realidad: No es del todo cierto. Existen muchísimos factores que afectan a la forma de reacciones al alcohol: el peso, la hora del día, el estado de ánimo, la bioquímica del organismo, las expectativas individuales, son unos pocos ejemplos.
Mito: Una ducha fría o una taza de café bien cargado te despejan
Realidad: Nada de eso. Nada torna sobrio de golpe a un ebrio. Se puede estar más despierto, más despejado, pero se sigue estando ebrio.
Mito: ¡Solo es una cerveza!. No puede producir una lesión permanente
Realidad: El alcohol puede lesionar gravemente el sistema digestivo. También puede lesionar el corazón, el hígado, el estómago y otros órganos importantes del cuerpo. Al final, también puede acortar la esperanza de vida de la persona.
Mito: No es mi problema si uno de mis amigos bebe mucho
Realidad: Si eres un amigo de realidad, sí es tu problema. Uno no puede hacer cambiar a otro si el otro no quiere, pero hay que intentarlo. Tal vez el amigo nos escuche y podemos ayudarle.
Mito: Lo peor que puede pasar cuando bebes es acabar con una resaca monumental
Realidad: ¡Cuidado! Es falso. Si uno bebe suficiente alcohol y suficientemente de prisa, se puede ingerir una cantidad tan elevada que es capaz de producir la muerte en unas pocas horas.
Mito: Las drogas son un problema más grave que el alcohol
Realidad: El alcohol y el tabaco matan más de 50 veces el número de personas que mueren a causa de la heroína, la cocaína o cualquiera de las demás drogas ilegales. El alcohol también es una droga y muchos millones de personas son adictas al alcohol.
Mito: El alcohol te hace más “sexy”
Realidad: Cuanto más se bebe, menos se piensa. El alcohol te relaja y te puede hacer más interesado en el sexo, pero interfiere con la capacidad sexual del organismo y no se piensa en las consecuencias. Los embarazos, el SIDA, las violaciones, los accidentes de transito, ... no son nada “sexys”.
Mito: El que bebe demasiado solamente se perjudica a sí mismo
Realidad: Todo el que bebe tiene unos padres, unos abuelos, unos hermanos, unos amigos, o un novio / a que se preocupa por él. Los problemas de cada uno de los bebedores de nuestro país afectan a otras 4 personas. Eso sin contar con los accidentes mortales y no mortales, para los que tienen un mayor riesgo.

American Academy of Pediatrics


Cinco mitos más sobre el alcohol

1. Las personas que sólo beben cerveza no pueden llegar a ser alcohólicas.
La cerveza, al igual que el vino y los licores o bebidas destiladas (como pisco, tequila, ron, etc.) aunque en menor grado, también contiene alcohol. Esto significa que consumirla abusivamente tiene consecuencias negativas y produce daño.
2. Beber alcohol sólo los fines de semana no provoca daño.
El daño que provoca el alcohol depende principalmente de la cantidad que se ingiera o del llamado "patrón de consumo", es decir, la forma en que se hace. No es lo mismo que un adulto sano consuma un par de copas un fin de semana, que un/a joven beba en las fiestas hasta embriagarse. Si se consume a esta edad, todos los fines de semana, en grandes cantidades, se estará en mayor riesgo de hacerlo un hábito, provocando daño a sus órganos, como el hígado, el cerebro.
3. El consumo de otras drogas es un problema mayor que el consumo de alcohol.
Como en nuestra cultura el alcohol es una droga legal, se ha tendido a minimizar las consecuencias negativas de su consumo. Las consecuencias derivadas del consumo abusivo de alcohol son múltiples: violencia intrafamiliar, accidentes de tránsito, accidentes laborales, ausentismo laboral, abusos sexuales, entre otros. El costo para el país derivado del consumo excesivo de alcohol es de 1.800 millones de dólares al año, aproximadamente.
4. El alcohol daña por igual a los hombres y a las mujeres.
La mujer tiene, en general, menor peso que el hombre y, en consecuencia, el tamaño proporcional de sus órganos es más pequeño. Por lo tanto puede generar más rápidamente deterioro de sus funciones con menores cantidades de alcohol y llegar al alcoholismo más aceleradamente que el hombre. También los efectos del alcohol son diferentes para los niños y jóvenes, provocando más daño que a los adultos, pues están en proceso de crecimiento y desarrollo y sus órganos (cerebro, hígado, páncreas) son muy vulnerables al efecto del alcohol.
5. El alcoholismo es una enfermedad de gente adulta.
El alcoholismo es la dependencia al alcohol. La dependencia se ha descrito como el impulso descontrolado por consumir una sustancia, en este caso el alcohol, en forma continua o periódica, a fin de experimentar sus efectos y evitar el malestar producido por la privación. Junto a la dependencia se da el fenómeno de la tolerancia, que es la necesidad de consumir cada vez mayores cantidades de alcohol para lograr los efectos inicialmente esperados.
Si el consumo de alcohol se inicia a edades tempranas, la curva de la tolerancia se desarrolla con mayor rapidez y, por lo tanto, la dependencia aparece muy precozmente. Es decir, el alcoholismo está más relacionado con la cantidad de alcohol que se ha consumido y con el tiempo de consumo, que con la edad.
Un porcentaje importante de jóvenes, en proceso de rehabilitación empezaron a consumir a la edad de ustedes, sólo los fines de semana, sin tener clara conciencia de lo que les estaba pasando.


Recuerda que...

> Chile es un país donde el alcohol es una droga legal, su consumo no es sancionado y, por el contrario, su uso es permanentemente promovido a través de los medios de comunicación y también al interior de la familia, minimizando sus riesgos. Sin embargo, la ley sanciona la venta y el consumo a menores de 18 años, lo que no siempre se cumple.
> Aun cuando es una droga legal, no se puede negar que es la sustancia que más daños provoca a nivel individual, familiar y social.
> Hoy día son muchos los jóvenes que a temprana edad están consumiendo grandes cantidades de alcohol, de manera riesgosa para su salud, porque desconocen los efectos que provoca en el organismo, no les importa, o porque buscan satisfacer necesidades de algún tipo.
> En nuestra cultura existe una serie de creencias que refuerzan el consumo.
 
Imagen



En las siguientes páginas encontrarás información relacionada con Alcohólicos Anónimos de Chile y el mundo, su método de Recuperación y sus direcciones.





CARTA A UNA MUJER ALCOHÓLICA

Si yo viviera frente a su casa y observara su valiente y vana lucha contra su enfermedad, y le hablara algunas veces cuando nos encontráramos por casualidad, no me atrevería a decirle personalmente lo que ahora le escribo. Usted no me lo permitiría, porque tendría miedo de mí: Pensaría que estoy en la conspiración universal contra usted y se ofendería conmigo por sospechar su secreta agonía.
Si nos miráramos cara a cara, yo no podría encontrar un modo de hacerle saber cuánto me agrada usted. No podría decirle que no le encuentro nada despreciable ni ridículo, ni motivo para predicarle, pues usted no me dejaría hablar acerca de lo que no es nada más que su fatal enfermedad. Ambas fingiríamos que tal enfermedad no existe. Por lo tanto, tengo que escribirle. Le escribo esta carta con mucho amor y respeto y solo usted sabrá que es para usted.
Usted y yo empezamos por tener algo en común. Ambas sabemos que está usted secretamente preocupada en una forma terrible debido a su problema alcohólico.
Usted podrá tener cualquier edad; podrá ser una colegiala, una joven madre, una profesional admirada, la esposa de un hombre importante o una abuela. Puede que sea una extrovertida y animadora de las reuniones sociales a que asiste, o una persona asustada con complejos de inferioridad que tiene que buscar coraje en la botella antes de intentar hacer cualquier cosa, por simple que sea para otra gente.
Usted puede haber estado bebiendo durante meses o años. Puede ser que se sintiera horrorizada y lo negara acaloradamente si alguien le dijera que es una alcohólica, pero secretamente se está preguntando si no lo será. Contestaré a eso inmediatamente, diciéndole que si usted no pude controlar su modalidad de beber, si bebe más de lo que usted misma admite, las probabilidades son de que es una alcohólica. Al escribir esta palabra, me refiero a una persona victima de una enfermedad que, avanza progresivamente, constantemente, reduciendo nuestro mundo, hasta llegar al extremo en que no se desea más que el alcohol y nada parece real sin alcohol.
Por ser una mujer, sus hábitos de beber son probablemente muy secretos, puesto que habrá hecho todo lo posible para ocultar su enfermedad a todos, incluso a usted misma. Y puede ser que haya tenido éxito. Puede ser que nadie sepa todavía, que usted acostumbra a beber un solo "coktail" en público, sabiendo que la primera copa es el principio de una larga serie durante la cual inevitablemente, perderá el control. Puede se que sea una bebedora de” dormitorio" y tal vez en este momento esté en su cuarto con la intención de buscar la botella que tiene escondida en sus ropas o en alguna caja de zapatos. Puede ser que su familia nada sospeche de sus frecuentes "dolores de cabeza"
Por otra parte, puede que sea una de esas sombras que viven sus vidas en los bares y discotecas. Puede ser que sea usted el problema del vecindario o el escándalo de su pueblo. Su familia puede haberse cansado de ocultar su modalidad de beber; puede que aún sus mismos hijos ni siquiera se preocupen ya en buscar excusas para justificarla. O puede que haya usted perdido a su familia debido a su impotencia para controlarse con la bebida.
Pero cualquiera que sea la etapa en la cual se encuentra en este momento, hay todavía esperanzas para usted. Usted no se merece los discursos de los que no comprenden su problema, ni las acusaciones que le hacen tales como las siguientes: "Si verdaderamente nos quieres, dejarías de beber" o "No piensas en nadie, sino en ti misma." "Debería darte vergüenza con tu educación, y todas las oportunidades que has tenido". Usted no es un monstruo egoísta e inmoral. Todo lo contrario, es una mujer que está desesperadamente enferma.
Después de comprender esto, el próximo paso es aceptar el hecho de que está usted libre de toda culpa. Cuando admita que es una alcohólica, ya no merece ser condenada y castigada (aparte del castigo inhumano que se ha infligido usted misma). Debe sólo aceptar y reconocer el hecho de que está enferma. Su enfermedad es peligrosa y puede destruir todo lo que le rodea; si esa enfermedad no se detiene a tiempo puede destruir e] cerebro y el cuerpo de la víctima. Pero no es su "culpa," como no lo sería si tuviera gripe o diabetes. El alcohol es veneno para usted si es una alcohólica.
No está sola en la tortura indescriptible que es el alcoholismo. Hay muchos miles de mujeres como usted, en etapas iniciales o finales de desintegración. De los sesenta y cinco millones de personas en nuestro país que ingieren alcohol, más de cuatro millones son alcohólicas. Aproximadamente 650.000 de éstas son mujeres. Es difícil contarlas exactamente, pues las mujeres, especialmente las amas de casa, pueden ocultar su condición de alcohólicas mejor que los hombres. Pueden ocultar su enfermedad, por lo menos por un tiempo. Pero la mujer alcohólica sufre más intensamente que el hombre. Su sicología y su constitución es más compleja y sensible. Puede tolerar menos su propio desprecio de sí misma y sufre más que el hombre por el estigma social que una sociedad ignorante aún considera al alcoholismo. No necesito decirle que estoy segura de lo que le digo. Quisiera de todo corazón que todo esto no fuese más que una teoría interesante, pero bien sé que no lo es.
La arrogancia con que se defiende el hombre alcohólico, no llega a las mujeres hasta que casi han matado su verdadera personalidad. He oído a muchas mujeres alcohólicas decir: "Estaba completamente muerta por dentro. Nada podía llegarme y ayudarme."
Es muy difícil para la mayoría de las mujeres el admitir, aún a ellas mismas, que son alcohólicas. Sin embargo, esta admisión es el primer paso hacia la sobriedad y la normalidad. Si usted aún no ha dado ese primer paso, permítame que la ayude a darlo hoy. Pues si puede admitir que su pánico interior es síntoma de alcoholismo, quiere decir que está preparada para recibir ayuda.
Mi propósito al escribirle esta carta, es para decirle que a pesar de su desesperada enfermedad, usted puede "reincorporarse a la raza humana" y vivir una vida razonable normal. Es más, puede ser que encuentre que en su nueva vida es mucho más feliz que la mayoría de las personas. No podrá volver a la antigua vida que soportó antes que el alcoholismo la derrotara. Esa vida no era buena para usted. Intentó escapar de su frustración y desesperación por medio de la bebida. La vida de la cual le voy a hablar, está al otro lado de una gran experiencia, y usted puede encontrarla y ser exactamente lo que Dios quiso que fuese al darle la vida.
(Hasta aquí la carta).


oooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo


Nota:
Recibe esta carta con amor y piensa que no la has leído por casualidad. Por mi experiencia, ya que pasé por momentos parecidos, te diré, que al acercarme a Dios encontré mi liberación y mi felicidad, pero también te diré que antes de hacerlo yo tuve que buscar ayuda en un hospital, que trabajaba junto con A.A, y esta carta que llegó a mis manos en aquellos días es un recuerdo de aquel tiempo en que yo fui a A.A. (Alcohólicos Anónimos).

Anímate y busca ayuda, sobre todo la ayuda de Dios y él te bendecirá grandemente.





Comité de Información Pública

“Intergrupo Maipú”

Maipú Nº 1000 – Maipú

Fono: 880 6437
Santiago - Chile


PARA CUALQUIER PERSONA NUEVA QUE LLEGA A A.A.

Esta información es tanto para gente que pueda tener un problema con la bebida como para aquellos que están en contacto con gente que tiene, o se sospecha que tiene, un problema. La mayoría de esta información está disponible con más detalle en la literatura publicada por A.A. World Services, Inc. Aquí se explica lo que se puede esperar de Alcohólicos Anónimos. Se describe lo que A.A. es, lo que A.A. hace, y lo que no hace.

¿Qué es A.A.?

Alcohólicos Anónimos es una comunidad internacional de hombres y mujeres que en un tiempo tenían un problema con la bebida. No es profesional, es automantenida, no está afiliada a ninguna secta religiosa, es multirracial, apolítica, y puede encontrarse casi en todas partes. Cualquier persona que quiera hacer algo respecto a su problema con la bebida puede hacerse miembro.

Unicidad de propósito y problemas diferentes del alcohol.

Algunos profesionales califican el alcoholismo y la adicción a drogas de 'abuso de sustancias' o 'dependencia química'. Por lo tanto, a veces se introduce a A.A. a gente no-alcohólica y se les anima a asistir a las reuniones de A.A. Cualquier persona puede asistir a las reuniones abiertas de A.A. pero solo los que tienen problemas con la bebida pueden asistir a las cerradas.
Un eminente psiquiatra que sirvió como custodio no-alcohólico de la Junta de Servicios Generales de A.A., hizo la siguiente declaración: “La unicidad de propósito es esencial para el tratamiento eficaz del alcoholismo. El motivo para tener tal exagerado enfoque es el de superar la negación. La negación asociada con el alcoholismo es astuta, desconcertante y poderosa y afecta al paciente, a quien lo ayuda, y a la comunidad. A menos que el alcoholismo se mantenga incesantemente en primer plano, otros asuntos usurparán la atención de todos.”

¿Qué es lo que A.A. hace?

1. Los miembros de A.A. comparten su experiencia con cualquiera que busque ayuda para su problema con la bebida; dan servicio persona-a-persona o “apadrinan” al alcohólico que llega a A.A. sea cual sea su procedencia.
2. El programa de A.A., enunciado en nuestros Doce Pasos, ofrece al alcohólico una manera de desarrollar una vida satisfactoria sin alcohol.
3. Este programa se discute en las reuniones de los grupos de A.A.
a. Reuniones abiertas de orador—abiertas para alcohólicos y no alcohólicos. (La asistencia a una reunión abierta de A.A. es la mejor forma de enterarse de lo que A.A. es, lo que hace, y lo que no hace.) En las reuniones de orador, los miembros de A.A. “cuentan sus historiales.” Describen sus experiencias con el alcohol, cómo llegaron a A.A., y cómo han cambiado sus vidas como resultado de A.A.
b. Reuniones abiertas de discusión—un miembro habla brevemente sobre su experiencia con la bebida, y luego dirige una discusión sobre la recuperación en A.A. o acerca de cualquier problema relacionado con la bebida que cualquier persona quiera plantear.
(Las reuniones cerradas son para los A.A. o para cualquiera que pueda tener un problema con la bebida.)
c. Reuniones cerradas de discusión—se realizan igual que las discusiones abiertas, pero sólo para alcohólicos o posibles miembros de A.A.
d. Reuniones de Pasos (normalmente cerradas)—discusión sobre uno de los Doce Pasos.
e. Los miembros de A.A. llevan también reuniones a las instituciones de tratamiento y correccionales.

Qué es lo que A.A. no hace

A.A. no:

1. Da a los alcohólicos la motivación inicial para recuperarse.
2. Trata de persuadir a los alcohólicos para que se hagan miembros
3. Patrocina ni participa en investigaciones
4. Guarda registros de asistencia ni historiales
5. Está afiliada a “consejos” ni a agencias sociales
6. Vigila ni trata de controlar a sus miembros
7. Hace pronósticos ni diagnósticos médicos ni psicológicos
8. Provee servicios de desintoxicación ni de enfermería, hospitalización, medicinas, o cualquier tratamiento médico o psiquiátrico
9. Ofrece servicios religiosos
10. Participa en la educación acerca del alcohol
11. Proporciona servicios de vivienda, alimentación, ropa, dinero, trabajo, ni demás servicios de asistencia social
12. Ofrece servicios de consulta doméstica ni profesional
13. Acepta dinero por sus servicios, ni contribuciones de fuentes no A.A.
14. Suministra cartas de recomendación a las juntas de libertad condicional, abogados, funcionarios de los tribunales.

Miembros procedentes de los programas de la corte y de las instituciones de tratamiento.
En los últimos años, los grupos de A.A. han dado la bienvenida a muchos miembros nuevos procedentes de los programas de los tribunales y de las instituciones de tratamiento. Algunos han llegado a A.A. voluntariamente; otros, bajo cierto grado de presión. En nuestro folleto “Cómo cooperan los miembros de A.A.,” aparece lo siguiente:
No podemos discriminar en contra de ningún posible miembro de A.A., incluso en el caso de que dicha persona, hombre o mujer, se una a nosotros presionada por un juzgado, por un patrón o por cualquier otra entidad.
Aunque la fuerza de nuestro programa se basa en la naturaleza voluntaria de nuestra calidad de miembros de A.A., en un principio muchos de nosotros asistimos a las reuniones porque nos vimos forzados a ello por otra persona, o por nuestra propia intranquilidad interior. Pero nuestro continuo contacto con A.A. nos enseñó cuál era la verdadera naturaleza de nuestra enfermedad... A.A. no está interesada en quién lo envió. Lo que le preocupa es el bebedor problema... No podemos predecir quién se va a recuperar, ni tampoco tenemos autoridad para decidir cómo otro alcohólico debe tratar de recuperarse.

Prueba de asistencia a las reuniones
Algunas veces, los tribunales piden una prueba de asistencia a las reuniones de A.A.
Algunos grupos, con el consentimiento del posible miembro, hacen que el secretario del grupo de A.A. firme o ponga sus iniciales en el papel suministrado por el tribunal. La persona enviada presenta una identificación y manda por correo el papel al tribunal como prueba de asistencia.
Otros grupos cooperan de diferentes maneras. No hay un procedimiento fijo. En qué forma y hasta qué punto un grupo participa en este proceso depende completamente del grupo en particular.
Esta prueba de asistencia a las reuniones no forma parte del procedimiento de A.A. Cada grupo es autónomo y tiene el derecho de elegir si quiere o no firmar los papeles de los tribunales. En algunas áreas los asistentes presentan ellos mismos la prueba de asistencia, a solicitud de quien los envía, y de esta manera evitan la ruptura de anonimato de los miembros de A.A.

Literatura
La literatura aprobada por la Conferencia de A.A. está disponible en español, inglés y francés. Para obtener ejemplares adicionales de este documento o un catálogo de literatura, escriban o llamen a la Oficina de Servicios Generales. En el Grapevine de A.A., una revista internacional mensual—también conocida como “nuestra reunión impresa”—aparecen muchas historias interesantes acerca de la recuperación del alcoholismo escritas principalmente por miembros de A.A. Sirve como una buena introducción y un vínculo con la muy diversa comunidad de A.A. y su rica mina de experiencia de recuperación. La revista en español, La Viña, se publica cada dos meses.

Conclusión
El objetivo primordial de A.A. es llevar su mensaje de recuperación al alcohólico que busca ayuda. Casi todos los tratamientos del alcoholismo tratan de ayudar al alcohólico a mantener su sobriedad. Sea cual sea el camino que sigamos, todos tenemos el mismo destino, la recuperación de la persona alcohólica. Juntos podemos hacer lo que ninguno de nosotros puede hacer solo. Podemos servir como fuente de experiencias personales y como un sistema de apoyo constante a los alcohólicos en recuperación.

 
 
Escríbanos
Su opinión nos interesa
Visítenos
Estamos en calle Maipú Nº 1000 en la comuna de Maipú, y puede visitarnos los lunes, miércoles, viernes y sábado a partir de las 19:00 hasta las 23:00 horas , o llámanos al 880 6437 en el mismo horario